La imagen, el espejo del alma de un negocio

Cuántas veces habremos pasado por delante de una tienda que tiene empapelado el escaparate -literalmente- con carteles de oferta sin orden ni concierto. Y cuántas veces habremos pasado a un establecimiento cuya imagen nos ha impactado tanto, que decidimos ser clientes incondicionales, casi sin tener en cuenta el producto o servicio que vende ni su precio. Son dos ejemplos radicales de cómo la imagen puede limitar nuestro concepto de un negocio, para lo bueno y para lo malo.

El hecho de tener una imagen bien definida, evita que nuestros clientes salgan huyendo de nuestro negocio antes de saber a qué nos dedicamos ni qué vendemos. El principal factor que influye en el desorden organizativo de la imagen de un negocio es el afán de atraer a más clientes, y por tanto, más venta. Es un fin lógico, pero sin embargo, los medios utilizados no son los correctos, porque se suele perder la perspectiva de la comunicación. Caemos en el error de que por el hecho de poner más carteles con ofertas, vamos a vender más, y no tenemos en cuenta si el cliente para a leerlos. Incluso debemos analizar si los medios que utilizamos (no sólo cartelería, si no prensa, radio, televisión…) son los canales adecuados para vender nuestro negocio. En resumen, ¿coincide el perfil de nuestros clientes con los medios que utilizamos para generar más venta? He ahí la cuestión.

La imagen de un negocio no es sólo su logotipo o su claim. Es mucho más. Es la uniformidad en las comunicaciones ya sea a través de una acción de marketing relacional, de una cuña de radio o de un cartel.

En MKT Service trabajamos para desarrollar la imagen de los negocios de nuestros clientes a través de diferentes servicios: diseño gráfico, marketing digital, marketing relacional… Os invitamos a descubrirlos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *